Topic:

Adhesión de la UE al Acta de Ginebra sobre protección de las Indicaciones Geográficas y al sistema gestionado por la OMPI

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El último Pleno del Parlamento Europeo, celebrado el pasado mes de abril en Estrasburgo, dio luz verde definitiva a la adhesión de la UE al Acta de Ginebra sobre la protección de las Indicaciones Geográficas, así como a un reglamento sobre el funcionamiento de la Unión como miembro de este nuevo tratado multilateral, que es gestionado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Por otro lado, el pasado 25 de abril se dio conocer también el informe anual del Departamento de Comercio de Estados Unidos (USTR) sobre la protección intelectual a nivel mundial, en el que de nuevo vuelve a atacarse al régimen europeo de protección de las Indicaciones Geográficas, al considera que va en contra del sistema de marcas registradas (“trademarks”) y restringe el acceso a los mercados de productos americanos que utilizan II.GG. como marcas propias.

Sigue latente y vigente, por tanto, este conflicto comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea que, en sus acuerdos bilaterales de libre comercio (Canadá, Japón, Singapur…) da preferencia absoluta a que la otra parte considere y respete el sistema comunitario de protección de las II.GG. (D.O.P. e I.G.P.) y viceversa.

Registro único

El Consejo de la UE y los eurodiputados ya habían alcanzado el pasado mes de marzo, tal y como informó la SeVi, un acuerdo sobre el citado Acta de Ginebra, que viene a actualizar el Acuerdo de Lisboa de 1958 sobre la protección de las denominaciones de origen y su registro, que permite a las organizaciones internacionales, en este caso la UE como bloque político y comercial, adherirse al mismo.

El Acuerdo de Lisboa cuenta en la actualidad con 28 miembros, entre ellos 7 países de la Unión Europea (Bulgaria, República Checa, Francia, Italia, Hungría, Portugal y Eslovaquia) y ofrece un registro único como medio para garantizar la protección de las II.GG., al que se puede recurrir para negociar con detalle la protección bilateral de las mismas, como es el caso de los acuerdos negociados con los países terceros.

A pesar de que el sistema europeo de protección de las II.GG. (D.O.P./I.G.P./E.T.G.) está consolidado, la Comisión Europea abrió el pasado 26 de abril una evaluación del mismo, que concluirá en el cuarto trimestre de 2020 y que incluye, principalmente, una consulta pública de 12 semanas. Su objetivo es analizar si es necesario mejora, modernizar y simplificar la política comunitaria en este ámbito y examinar su coherencia con los regímenes de calidad nacionales y regionales de los Estados miembros de la UE.

Lo que resulte de esta exhaustiva evaluación, según la Comisión Europea, podría ser de utilidad en el contexto de las relaciones multilaterales de la UE con países terceros en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de la OMPI.

A la contra

En su peculiar forma de entender las relaciones comerciales, el USTR calificó de “muy preocupante” el actual régimen europeo de protección de las II.GG., algo que tampoco es nuevo, pero que se ha recrudecido con la Administración Trump.

Para este Departamento, el sistema comunitario es contrario al sistema de “trademarks” y restringe el acceso a los mercados mundiales de productos americanos que utilizan denominaciones con indicaciones geográficas, lo que contribuye al “importante déficit” registrado por Estados Unidos en sus intercambios de productos agrarios y alimentarios con la Unión Europea.

No solo es eso. En el informe se denuncia también la estrategia “muy activa” de promoción de las II.GG., seguida por la UE en sus relaciones comerciales con países terceros, como se ha indicado. Y, es más, en un informe de finales de marzo pasado sobre los obstáculos a los intercambios comerciales y a las inversiones de Estados Unidos en el mundo, el USTR ya advirtió que estaban decididos a bloquear y a delimitar la influencia europea en este ámbito.

La Agencia Tributaria prepara la norma para la llevanza telemática de los libros contables de Impuestos Especiales a partir de 2020

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

La Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) lleva ya algún tiempo preparando la nueva normativa que regulará el contenido de los nuevos libros contables telemáticos de los productos objeto de impuestos especiales (II.EE.), entre ellos el vino, aunque tenga una tasa del 0%, y del resto de bebidas con graduación alcohólica.

Se trata de una traslación de la normativa comunitaria a normativa nacional. La redacción actual del artículo 50 del Reglamento 1165/1995 de Impuestos Especiales (modificado por el Real Decreto 1512/2018, de 28 de diciembre), que entra en vigor el próximo 1 de enero de 2020, establece que los libros de contabilidad a efectos de los Impuestos Especiales de Fabricación deberán llevarse mediante un sistema de soporte informático, a través de la Sede Electrónica de la AEAT, mediante el suministro electrónico de los procesos, movimientos y existencias que deban ser objeto de registro.

Este suministro electrónico de datos contables se realizará a través de la citada Sede Electrónica de la AEAT, mediante un servicio web habilitado ya al efecto, el portal SILICIE, que puede ser consultado en la propia web de la Agencia.

A continuación, información para suscriptores.

Bruselas aprueba nuevas reglas para simplificar y homogeneizar las prácticas enológicas de vinificación en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Comisión Europea informó recientemente de la adopción de nuevas normas para simplificar y aclarar las prácticas de elaboración de vino en la UE. Se trata del último paso en la adaptación de la legislación comunitaria sobre vinos al Tratado de Lisboa por parte de Bruselas.

Esta nueva legislación sobre el vino (Reglamento de aplicación y Reglamento delegado) simplifica los actuales requisitos para la elaboración del vino, al tiempo que aumenta la coherencia entre las prácticas enológicas de la UE por un lado, y el Código Internacional de Prácticas Enológicas y el Códice Enológico Internacional de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), por otro.

A continuación, información para suscriptores.

Coop. Agro-alimentarias, Asaja, COAG y UPA de Castilla-La Mancha, proponen una Norma de Comercialización para el sector vitivinícola español

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El sector productor castellano-manchego, encabezado por Cooperativas Agro-alimentarias, ha propuesto una innovadora Norma de Comercialización para el sector vitivinícola que afectaría a todo el territorio nacional y que, con base en la reglamentación comunitaria, tiene entre sus principales objetivos adecuar el volumen de producto de cada campaña de comercialización a las necesidades de abastecimiento, evitando distorsiones o alteraciones en el mercado, mejorar la calidad de todos los productos (mostos y vinos) y la gestión de disponibilidades entre campañas por parte de las bodegas.

La Norma de Comercialización propone una retirada temporal, un almacenamiento privado, de máximo 4 millones de hectolitros de vino y/o mosto en toda España, sin que ninguna bodega que tenga viticultores elegibles con rendimientos elevados, tenga que inmovilizar más del 10% de su producción de vino y mosto elaborado en la campaña a regular.

Esta propuesta de Norma, que se podría poner en funcionamiento a partir de la próxima campaña 2019/20, ha partido de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, que ha visto en ella una verdadera necesidad para que el sector vitivinícola, no solo regional, sino también nacional, pueda autorregularse cada campaña cuando las condiciones del mercado así lo aconsejen. El documento elaborado al respecto es fruto de diversas reuniones de trabajo que ha cristalizado en un importante consenso entre Cooperativas Agro-alimentarias y el resto de organizaciones profesionales agrarias de Castilla-La Mancha (ASAJA, COAG y UPA), y ha sido trasladado recientemente a importantes organismos competentes, como Cooperativas Agro-alimentarias de España, que ha asumido esta propuesta como propia, a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, al Ministerio de Agricultura y a la Interprofesional del Vino de España, esta última aún en fase de discusión.

Dar un salto cualitativo y de valor

La Norma de Comercialización, que se debería activar antes del 31 de enero de la campaña en cuestión en aquellas comunidades Autónomas cuya suma de existencias y producción declaradas superen la media de sus disponibilidades de las cinco campañas anteriores, incrementada en un 5%, consistiría en la retirada temporal por parte de las bodegas con viticultores elegibles con rendimientos elevados, mediante almacenamiento privado de mosto o vino sin Indicación Geográfica Protegida declarado en el momento en que se adopte la citada Norma. Se pretende dar un salto cualitativo y de valor al producto.

Los viticultores “elegibles” serían aquellos cuya declaración de cosecha de la campaña objeto de regulación, hubiesen obtenido un rendimiento real en su explotación superior al Rendimiento Teórico de Referencia máximo de la comunidad autónoma elegible en la que esté implantada esta Norma. En este caso, cada comunidad autónoma elegible deberá hacer un ranking de viticultores elegibles.

Si las condiciones y evolución de mercado así lo exigiera, al activarse la citada Norma, en todo el territorio español, las parcelas de viñedo de uvas tintas que superen los 150 hl/ha, y de uvas blancas que superen los 185 hl/ha, sólo podrán destinarse a vinos sin indicación geográfica cuyo destino sea la destilación o a la elaboración de mostos blancos.

Preocupación en el sector

La propuesta de esta Norma por parte de Cooperativas Agroalimentarias, ASAJA, COAG y UPA regionales ha sido fruto del consenso y de la necesidad de fijar una posición fuerte y, sobre todo, de responsabilidad con el sector, ya que existe una gran preocupación por los problemas que se pueden dar de forma estructural en campañas venideras.

Urge una solución y esta viene a través de la Norma de Comercialización, que se debe aplicar siempre y cuando la evolución del mercado así lo exija y haciendo un importante ejercicio de responsabilidad que cale en el sector y que evite excesos en la viña para obtener rendimientos excesivos.

En definitiva, lo que se pretende es mejorar la calidad, intentar que los rendimientos sean moderados y que las uvas lleguen maduras y en buen estado sanitario a las bodegas, además de lograr una adecuada gestión entre campañas de las disponibilidades del producto en las bodegas, de forma que los precios y las cotizaciones oscilen en rangos moderados, evitando así los tan perjudiciales dientes de sierra.

El vino Viña Arana da el salto y ya juega en la liga de los Grandes Reservas

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

El vino Viña Arana, de La Rioja Alta, siempre ha destacado por tener un estilo propio, basado en la elegancia propia de los vinos de la D.O.Ca. Rioja, sedosidad, suave acidez y una capacidad de guarda en ciertas cosechas que lo ubicaban, en el imaginario de muchos consumidores, entre los grandes riojas. Pues bien, desde la añada 2012, que saldrá al mercado nacional el próximo otoño, Viña Arana  solo se elaborará como Gran Reserva.

El pasado 7 de mayo, Guillermo de Aranzabal, presidente de La Rioja Alta; y Julio Sáenz, enólogo de la bodega, presentaron Viña Arana Gran Reserva 2012 en Madrid. “Las catas verticales realizadas estos últimos años han demostrados que ciertas cosechas especiales del Viña Arana han evolucionado de forma extraordinaria, convirtiéndose ‘de facto’ en Grandes Reservas de excelente calidad”. Con una materia prima así, la bodega tomó la decisión de que Viña Arana, marca registrada en 1974, juegue en la liga de los Grandes Reservas de la D.O.Ca. Rioja y lo haga en el equipo de La Rioja Alta Gran Reserva 890 y La Rioja Alta Gran Reserva 904.

El coupage tradicional de Viña Arana hasta ahora era Tempranillo, complementado con Mazuelo. No obstante, en esta nueva etapa como GR la Mazuela será reemplazada por Graciano. 95% Tempranillo, que aporta estructura y elegancia; y un 5% de Graciano que regala su intensidad aromática, acidez y longevidad.

La producción del Viña Arana Gran Reserva será siempre limitada a aquellas cosechas de gran calidad (de la añada 2012 solo se han elaborado 267 barricas). La bodega estima que saldrá al mercado entre 5 y 6 veces por década. Las uvas para la añada 2012 proceden de los viñedos Las Cuevas, El Palo y Las Monjas en Rodezno (Tempranillo) y de la finca Montecillo en Fuenmayor (Graciano). Las dos variedades envejecieron por separado en barricas de roble americano de tres años de edad media. En marzo de 2016 se realizó el coupage y se embotelló.

Si La Rioja Alta Gran Reserva 890 es terciopelo; Gran Reserva 904 es seda, Viña Arana Gran Reserva es frescura. Menos contacto con la madera y un estilo vibrante, sabroso y elegante.  De alta intensidad aromática, frutas rojas maduras y fresas silvestres. Alegre y vivo, con estructura y potencial de guarda. Perfecto para ser la puerta de entrada a la magia del tiempo embotellado. Un vino capaz de evolucionar con el propio consumidor, asentarse, envejecer.

En la presentación de Viña Arana Gran Reserva 2012 se realizó una cata vertical de la marca (1987, 1991, 1996, 2001, 2005 y GR 2012), en la que, además de comprobar los cambios en la imagen durante el tiempo, quedó patente que la referencia ya venía reclamando un sitio en la liga de sus hermanos mayores. Un puesto que se ha ganado por méritos propios.