El enoturismo como dinamizador del producto

 Publicado el Por Salvador Manjón

Hablar de calidad, aumentar la percepción que los consumidores tienen de ella y mejorar el valor añadido de nuestros vinos. Son, todas ellas, consecuencias casi directas de una recuperación del consumo.

Pensar en volver a un consumo alimenticio del vino es tan utópico como pensar que volveremos a los televisores de lámparas. Tener alguno en un lugar de la casa como elemento de decoración, es posible. Pensar que veamos la televisión con ellos, una insensatez.

Por suerte, o por desgracia, aquel tipo de consumo ha sido superado. Y al igual que las necesidades de nuestros viticultores ya no son las de una azada, y sí la de un tractor con el que llevar a cabo las labores agrícolas. O nuestras bodegas requieren depósitos con control de temperatura y asepsia en sus instalaciones. Los consumidores nos acercamos al vino como un objeto de placer y de lujo, al que todos aspiramos y que solo alcanzamos en función de la renta disponible que tengamos para hacerlo.

Podemos ser el país productor que más barato vende sus vinos, el que menos valor añadido somos capaz de trasladarle a la botella y uno de los que mayor oferta de variedades y tipologías dispone. Hasta somos capaces de ser el país que más guías de “vinos baratos” publica, ante la gran oferta existente.

Pero nada de todo eso tiene sentido si no somos capaces de acercarnos a los consumidores, intentando satisfacer esas nuevas necesidades que tiene.

A continuación, información para suscriptores.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El enoturismo como dinamizador del producto”

Comentarios disponibles para usuarios registrados