Viña Vilano: modelo cooperativo en la Ribera del Duero

 Publicado el Por Salvador Manjón

 (photo: )

En una zona privilegiada para la vitivinicultura, como Pedrosa de Duero (Burgos), corazón de la D.O.P. Ribera del Duero, se encuentra Bodegas Viña Vilano, todo un ejemplo de cómo el modelo cooperativo basado en la calidad tiene viabilidad y proyección de futuro. La cooperativa, fundada en 1957, cuenta con más de 300 hectáreas de viñedo de la variedad Tinta Fina, con lo que su producción potencial ronda los dos millones de kilos de uva de alta calidad por campaña (menos de 7.000 kilos por hectárea de rendimiento medio), que se traducen en los vinos de la gama Viña Vilano, coronados en la cúspide por el vino de autor Terra Incógnita.

El modelo vitivinícola se sustenta en una viticultura respetuosa con los tiempos y el conocimiento de las distintas parcelas. Cuentan con la emblemática parcela Viña Vilano, que da nombre al proyecto, altura (alrededor de 800 metros) con cepas centenarias arraigadas en suelos singulares. Además, durante los últimos años se han instalado equipamientos de la más moderna tecnología para la elaboración de los vinos, así como la construcción de una nave de crianza.

La visita incluyó una cata de algunas de las referencias de la cooperativa, acompañados por sus responsables. Abrió la cata una novedad, bautizada como VV Think Pink 2016. Un rosado de estilo provenzal y de packaging juvenil, elaborado a partir de Tinta Fina 100%, con criomaceración de los racimos enteros, para ser prensados rápidamente. El mosto obtenido es de color rosa muy pálido y su vinificación sigue las pautas de un blanco. Al margen de estéticas, el vino responde. Es un vino rosado que conjuga cuerpo con frescura. Intensa nariz con notas de madreselva, frambuesas y cerezas en sazón.

A continuación, nos presentaron Viña Vilano Roble Black 2015, de nuevo 100% Tinta Fina, con una crianza de 8 meses en roble francés de tostado alto. Ofrece ricos aromas de fruta negra bien madura, acompañados por notas torrefactas vivas propias de su semi crianza. Boca carnosa en la que encontramos más especias y se refuerza la fruta negra.

La cata siguió con Viña Vilano Crianza 2014, elaborado con viñas de Tinta Fina de más de 40 años, con una crianza de 14 meses en roble francés y americano, con afinamiento posterior de tres meses en bodega. Traslada una elaboración esmerada. La fruta de la viña vieja soporta muy bien la madera, que se traduce en fruta bien madurada, acompañada de especias dulces y notas balsámicas. Tanino presente pero maduro. Boca con gran estructura.

El vino de autor de la bodega es Terra Incógnita, probamos la añada 2014. En la botella, uvas de viñas de hasta más de 100 años. La crianza en barricas de roble francés (y algo de húngaro) supera los 22 meses y hace crianza reductiva de 12 meses en botella. Vino de capa muy alta que aún conserva tonos amoratados. Nariz compleja, con la fruta madura sello de la casa, pero en la que aparecen notas florales y de especias como el clavo o el regaliz, junto con torrefactos. Boca densa, sedosa con un tanino muy dulce.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Viña Vilano: modelo cooperativo en la Ribera del Duero”

Comentarios disponibles para usuarios registrados