El vino tranquilo se ‘salva’ de la reforma fiscal que sí grava al jerez, mistelas y al vermut

 Publicado el Por Alfredo López y Vicent Escamilla

El vino tranquilo se ‘salva’ de la reforma fiscal que sí grava al jerez, mistelas y al vermut (photo: )
El vino tranquilo se ‘salva’ de la reforma fiscal que sí grava al jerez, mistelas y al vermut

//// AMPLIACIÓN ////

Tal y como se había venido rumoreando estos días, el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Hacienda, aprobó una subida (modificación al alza) de los impuestos especiales (II.EE.), aplicados al alcohol y al tabaco, “con la intención de acercar la recaudación por fiscalidad indirecta a la media de los países de la Unión Europea” y que se prevé suponga una recaudación adicional de 150 millones de euros (100 M€ por tabaco y 50 M€ por el impuesto al alcohol).

En el caso de los II.EE. al alcohol y de las bebidas derivadas, la subida impositiva del 5% que grava su consumo se aplicará sobre los productos intermedios de origen vitivinícola, como los vinos finos de Jerez, el vermut, vinos de licor, moscateles de la Comunidad Valenciana, o los vinos aromatizados de Montilla-Moriles o Condado de Huelva tanto en la Península, como en las Islas Canarias.

Hacienda descartó modificar los tipos impositivos de la cerveza y del vino (que permanece con una accisa 0%) y justificó que “con la nueva modificación, aunque estos siguen siendo de los más bajos de la UE, se contribuye a reducir la diferencia de fiscalidad existente con la del resto de Estados miembros”.

En concreto, en el artículo 5 del Real Decreto 3/2016, (BOE, de 3 de diciembre de 2016) se regula la modificación de la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales, en varios artículos (23, 34, 39, 40 y 41) que afectan al gravamen a aplicar a los productos intermedios, así como al régimen de destilación artesanal, en el que se incluye el régimen de cosecheros.

Alivio parcial pues entre los representantes del sector, que ya habían ejercido días antes una labor de lobby para impedir, precisamente, que el vino estuviera entre los “paganos” de las necesidades fiscales del estado. No obstante, tras conocer el Decreto final, desde la Federación Española del Vino (FEV) mostraron su total desacuerdo ante la decisión adoptada hoy en Consejo de Ministros de subir un 5% el impuesto especial para los productos intermedios, que afectaría, entre otros, a productos “tan emblemáticos y generadores de empleo como son los vinos de Jerez, el vermut o los de Montilla-Moriles, entre otros”.

Así, la reacción de la FEV no se hizo esperar y emitió un comunicado, junto con la Federación de Bodegas del Marco de Jerez (Fedejerez) y la Asociación Española de Elaboradores y Distribuidores del Vermouth, Bitter-Soda y Aperitivos (ANEV), ambos socios de la citada Federación, en el que lamenta la pretensión del Gobierno de reducir el déficit presupuestario a costa de productos de la familia de vinos, como el Jerez o el vermut, con una medida fiscal que afecta principalmente a las pequeñas y medianas empresas y a territorios muy concretos de nuestra geografía.

Las tres organizaciones consideran la medida de elevar un 5% el gravamen impositivo de “inoportuno”, “injusto” e “incongruente” con las declaraciones o estrategia manifestada por el propio Gobierno de que una menor fiscalidad supone una mayor recaudación fiscal o de aumentar ésta sin tocar los impuestos.

Recaudación mínima

Para el secretario general de la FEV, Pau Roca, “no se puede pretender reducir el déficit presupuestario de un Estado atacando a sectores y productos concretos, como ocurre en el caso de los denominados productos intermedios, teniendo en cuenta, además, que la recaudación que se puede obtener de ese incremento es mínima (el Gobierno la valora en 50 M€), en comparación con el daño que puede ocasionar a un sector formado principalmente por pymes muy vinculadas al territorio”.

Roca critica también que “el Gobierno asimile determinados tipos de vino, como los aromatizados o de licor, a otro tipo de bebidas, cuando en realidad son otros vinos y, como tales, deben ser sometidos a las mismas reglas de juego”. En cambio, añade, “este aumento del gravamen de los II.EE. crea un agravio comparativo que perjudica gravemente a este tipo de vinos, que son característicos de nuestro país”, además de ser “una medida ineficiente en su propósito y perjudicar directamente no solo al consumidor, sino también a un grupo de empresas cuya aportación a la recuperación económica es muy importante”.

Son productos, según el responsable de la FEV, que arrastran una dilatada tradición intermedia y tienen indicaciones geográficas de alto valor, y para los cuales la subida impositiva resulta muy discriminatoria en relación a otras bebidas que existen en el mercado, lo cual también les restará competitividad. “Se penalizarán a estos productos para nada, porque la subida de los II.EE. a esta categoría de vinos no permitirá recaudar más al Gobierno, dado el previsible descenso del consumo que conllevará.

 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El vino tranquilo se ‘salva’ de la reforma fiscal que sí grava al jerez, mistelas y al vermut”

Comentarios disponibles para usuarios registrados