R. Hernández, coord. téc. de Acevin y Rutas del Vino de España: ‘‘Ya no se trata de dónde ir, sino de qué hacer, qué experimentar’

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

Los datos demuestran, año tras año, que el enoturismo se consolida en nuestro país, tanto entre los turistas, que buscan en él nuevas experiencias y una mayor vinculación con un producto como el vino, como entre las bodegas, que ven en él una línea de negocio y marketing complementaria.

En un contexto de retroceso del consumo de vino, ¿qué papel ha de jugar el enoturismo en nuestro país?

En este contexto, sin embargo, está aumentando el interés por el mundo del vino desde un punto de vista turístico y cultural. Los datos que anualmente ofrecemos sobre los turistas que visitan las Rutas del Vino de España así lo demuestran. Las bodegas hace ya años que entendieron que el enoturismo juega un papel fundamental en sus negocios y que constituye una cuenta de negocio paralela y complementaria a la venta de vino, pero cada vez más importante que, además, contribuye a posicionar o reforzar el posicionamiento de sus marcas. Estamos convencidos de que una experiencia turística exitosa en un territorio vitivinícola, genera un vínculo muy fuerte entre el producto vino y el visitante. En términos de marketing, la experiencia mejora la imagen de marca y de origen del vino, contribuyendo a aumentar su consumo, a su fidelización e incluso a que el turista se convierta en prescriptor cuando vuelve a su lugar de origen.

¿Ha habido una evolución en la cantidad y en la calidad de la oferta enoturística española en los últimos años?

Atendiendo a los datos de que disponemos, en Acevin y Rutas del Vino de España estamos bastante satisfechos y somos optimistas respecto al futuro. Las cifras demuestran que el enoturismo continúa su tendencia al alza en nuestro país. Ya no se trata de una moda pasajera. Los últimos datos de que disponemos relativos al ejercicio al año pasado sobre el número de visitantes a las bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España (indicador más próximo al número de enoturistas que visitan nuestras Rutas) cifran en 2.124.229 las visitas registradas en 2014. En términos absolutos al comparar el dato del año 2014 con el dato de 2013 se aprecia un incremento de 435.020 visitantes, un aumento del 25,75%. Desde el año 2008 en que empezamos a medir este dato hemos registrado un aumento del 43,6%, lo que demuestra el potencial de crecimiento del turismo del vino.

Pero la evolución no ha sido solo en cuanto a la demanda de turismo del vino, sino tal y como planteas, también se ha crecido en cantidad y calidad de la oferta enoturística. La aparición y crecimiento del enoturismo es un fenómeno lógico en consonancia con las tendencias del sector. La evolución en el comportamiento de los turistas hace que se busquen otras experiencias más relacionadas con el turismo cultural y gastronómico y ahí el enoturismo juega un papel fundamental. Ya no se trata sólo de “dónde ir”, sino de “qué hacer” y “qué experimentar”, no solo se busca conocer un lugar, sino impregnarse de su cultura y participar de ella. En este contexto, el enoturismo encaja plenamente en estos planteamientos más dinámicos y experienciales.

¿Cuáles serían las principales tendencias en turismo del vino?

Si realizamos un análisis de la distribución temporal a lo largo del año de los visitantes registrados en las Rutas del Vino de España, vemos como, en términos generales, otoño y primavera vuelven a ser las temporadas preferidas para hacer enoturismo, motivado ante todo por ofrecer unas temperaturas más adecuadas para el disfrute del producto enoturístico y en el caso del otoño, por la realización de la vendimia y el conjunto de actividades enoturísticas que la mayor parte de las Rutas organizan en torno a esta época del año, convirtiéndose éste en un factor adicional de atracción turística.

En cuanto al nivel de gasto de los enoturistas, los datos que manejamos también demuestran la tendencia de que se trata de un turismo de perfil medio alto con un gasto medio diario superior al gasto medio registrado para el turismo convencional (en el caso del turismo nacional se registra un gasto medio diario de 77,8 € por enoturista frente a un 31,9 € de gasto medio diario en el turismo convencional).

Por otra parte, otra de las tendencias en enoturismo que percibimos es la especialización de la oferta. Los enoturistas responden a muchos perfiles, desde los más entendidos hasta los más neófitos, desde los que viajan en grupos de amigos hasta los que viajan en familia y con niños, o las personas mayores jubiladas con alta disponibilidad económica y de tiempo libre… Y, por tanto, cada uno de estos grupos requiere una atención distinta y es necesario especializar y segmentar. Ya no sirve la misma visita para todos los que llegan a una bodega. En cada caso debemos adaptar la oferta a los gustos e intereses de la demanda ofreciendo una oferta de calidad, profesional y especializada en cada caso.

¿Las bodegas son conscientes del potencial del enoturismo? ¿Y los municipios vinculados a la viticultura?

Por supuesto, como ya decía antes, desde hace unos años la mayor parte de las bodegas en España entienden el potencial del enoturismo y los beneficios que acarrea para la imagen de marca de sus vino y están apostando por adaptarse al servicio turístico, por destinar recursos y medios al enoturismo y por ofrecer una oferta turística a sus visitantes cada vez más atractiva y adaptada a las necesidades de cada sector de la demanda. No obstante, hay excepciones, claro está, pero el panorama ha cambiado mucho en los últimos 15 años. Antes había que convencer a las bodegas para que se abrieran al turismo, ahora ya son muchas las que se construyen y/o reformar pensando en el turismo. En lo que respecta al sector público, a los municipios vitivinícolas a los que Acevin representa, claro que somos conscientes de este potencial.

España es un país vitivinícola y la gastronomía es uno de los principales atractivos que España “vende” con su marca turística; y, dentro de nuestra gastronomía, el vino juega un papel fundamental. Además, el vino no es un producto agroalimentario más, sino que tiene un amplio recorrido cultural que permite articular en torno a él toda una oferta turística y cultural de territorio.

¿Hay un modelo español de enoturismo?

El enoturismo, entendido como el tipo de turismo que lleva a conocer una zona vitivinícola y a realizar actividades turísticas y de ocio dedicadas al descubrimiento de la cultura del vino y de los recursos vinculados a la misma, creo que es un concepto universal. Ahora bien, el modo de entender y desarrollar el enoturismo es lo que varía de un país a otro o incluso dentro de un mismo país. En el caso de Acevin hemos creado un modelo propio, el modelo de Rutas del Vino de España, un modelo que también comparte la Administración del Estado al considerar al Club de Producto Rutas del Vino de España como el principal interlocutor y referente nacional cuando se habla de enoturismo. Desde nuestro planteamiento el enoturismo se basa en la idea de asegurar al visitante unos estándares mínimos de calidad y una oferta integral de territorio que, si bien se vertebra a partir del elemento vino y de su cultura, ofrece una amplia gama de actividades y servicios, puesto que nuestros turistas no solo quieren visitar bodegas (estamos convencidos de que el enoturismo es mucho más que esto) sino que quieren hacer muchas más actividades. Además, el modelo Rutas del Vino de España se basa en la gestión público-privada del destino, es decir, en una gestión turística en la que participen todos los agentes vinculados a la Ruta del Vino, tanto las administraciones locales públicas, como el sector privado.

¿Qué sinergias se pueden aprovechar con la vinculación a un club de producto como Rutas del Vino?

Una red de trabajo como es el Club de Producto Rutas del Vino de España, que integra, actualmente a 25 destinos o Rutas del Vino certificadas, lo que supone más de 500 municipios y cerca 2.000 empresas es, a veces, muy compleja de manejar. Pero es precisamente este sistema de trabajo en red el que alimenta las sinergias entre distintos destinos y es precisamente la diversidad y alcance de nuestro Club de Producto lo que lo hace más rico. Esto, junto con el desarrollo de un trabajo serio y constante durante casi 15 años en el impulso y desarrollo del enoturismo, han hecho que Acevin y Rutas del Vino de España se conviertan en el principal referente del turismo del vino en nuestro país permitiendo así a los destinos que integran el Club de Producto su proyección a través de una marca paraguas de prestigio y calidad. Igualmente, pertenecer a un club de ámbito nacional como el nuestro permite a los destinos aprovecharse de otras sinergias y acuerdos de colaboración que desde Rutas del Vino de España tenemos con otras entidades y organizaciones (Ministerios de Turismo y de Agricultura, Turespaña, Predif, FEV, etc.). Este sistema favorece, además la gestión, planificación y desarrollo del destino turístico, armoniza los niveles de calidad de los servicios y productos que consume el turista y potencia las sinergias entre los distintos agentes turísticos y prestadores de servicios de cada destino.

Rutas del Vino certificadas en España. Fuente: Acevin.

Rutas del Vino certificadas en España. Fuente: Acevin.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “R. Hernández, coord. téc. de Acevin y Rutas del Vino de España: ‘‘Ya no se trata de dónde ir, sino de qué hacer, qué experimentar’”

Comentarios disponibles para usuarios registrados