Enoturismo en miniatura, garantía de futuro mayúsculo

 Publicado el Por Patricia Fernando

Curiosidad de los niños ante el mundo del vino. (photo: )
Curiosidad de los niños ante el mundo del vino.

El vino tiene un papel económico importante dentro del PIB español y la brecha entre producción consumo en España es creciente. Una idea que podría ayudar a salvar esta consiste en provocar el acercamiento de la cultura del vino al consumidor, aunando conocimiento y placer y la mejor herramienta es el producto enoturístico.

¿Por qué no enoturismo infantil? Partiendo de la idea anterior se puede definir como objetivo el mantener viva la tradición de aquellas zonas en las que el vino ha estado presente desde hace siglos, y un medio que puede materializar el susodicho fin es sumergir al público infantil en la cultura del vino para afianzar futuros conocedores y consumidores responsables, para asegurar la supervivencia de una cultura y de un sector económico. La estrategia pasa por diseñar actividades a la medida de los más pequeños.

Podemos encontrar, sin necesidad de salir de nuestro mapa, ejemplos de enoturismo que ya incorporan con naturalidad a los niños en sus actividades. “Si queremos tener un consumidor de calidad en el futuro, es ahora en el presente cuando tenemos que trabajar en ello” reflexiona Miguel Ángel Castiblanque Alarcos, Gerente de Bodegas y Viñedos Castiblanque después de más de 7 años trabajando en la formación del público infantil a través del enoturismo para consolidar a la generación venidera, bien como profesionales de sector o bien como consumidores con conocimientos en una zona vitivinícola tan representativa como es La Mancha. Castiblanque cree en la necesidad de formar a los niños e incluso se atreve a dar un paso más allá “pienso que debería de ser una obligación, ya que España es un país productor de los más importantes del mundo y esta actividad sustenta parte de la economía española, por lo que habría que, de alguna manera, incluirlo en el sistema educativo para que les enseñasen todo el proceso”. Como herramienta fundamental crearon junto con la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha unas “Guías Enológicas”, un material didáctico donde explican el proceso de elaboración desde la cepa a la copa para los ciclos de Primaria.

Experiencias similares se han llevado a cabo recientemente en la Ribera del Duero, donde algunas bodegas abren sus puertas al público infantil como es el caso de las Bodegas O. Fournier, que ya cuenta con varias experiencias enoturísticas con niños en la bodega y su entorno, conociendo el viñedo y el recorrido de la uva. También en la Ribera del Duero la agencia de turismo enológico Ribiértete en Aranda de Duero cuenta con este tipo de iniciativas, su actividad principal con los niños consiste en recorrer su Museo del Vino situado en una de las bodegas subterráneas centenarias del municipio. Por lo tanto, lejos de permanecer en la misma línea es necesaria la búsqueda de “algo nuevo en torno al vino” que permita obtener diferentes resultados. Estas y otras acciones persiguen la creación de “nuevos consumidores” sin perder de vista la misión de instalar entre sus valores el consumo de vino responsable.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Enoturismo en miniatura, garantía de futuro mayúsculo”

Comentarios disponibles para usuarios registrados