Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio

 Publicado el Por Vicent Escamilla

Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio (photo: Niccolò Guasti)
Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio

Dialogamos con Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio, en la Rioja Alavesa, un profesional que lleva en los genes el mundo del vino, ya que su padre trabajó como tonelero en la misma bodega y su abuelo también elaboraba en la bodega de la casa. Para él, la calidad es la mayor “tendencia” de consumo.

Su padre tonelero, usted enólogo en Bodegas Palacio, ¿qué evolución ve su padre en los vinos de la D.O.Ca. Rioja en particular y en España en general?

La evolución durante estos últimos 30 años en Rioja es notable, ya que se ha mejorado en el conocimiento y en los métodos de elaboración del vino y en consecuencia, la calidad de los vinos ha mejorado. La D.O.Ca. Rioja es una de las más importantes de este país. La continua búsqueda de la excelencia y la diferenciación, ha provocado un efecto tractor o dominó sobre el resto de DD.OO. de España, impulsando a los viticultores a plantearse unos niveles de exigencia muy superiores, obteniendo así como resultado, una mejoría en general en la elaboración de vinos en el resto de zonas vitivinícolas de España.

El trabajo con la madera es uno de los puntos críticos en la elaboración del vino, y tal vez uno de los más sujetos a gustos y vaivenes, ¿es importante tener un estilo propio y definido en este aspecto?

La utilización de barricas de roble en la crianza de los vinos tiene un impacto en el perfil sensorial de los vinos, por lo que es vital dominar y controlar esta técnica. En Bodegas Palacio consideramos que el aporte de detalles aromáticos por parte del roble francés, forma parte de la personalidad y estilo de nuestros vinos, siendo esta una de nuestras señas de identidad más relevantes.

¿Mejor eso o la adaptabilidad al mercado?

No creo que sea incompatible. Podemos conjugar y dotar a un vino de personalidad propia, con la adaptación a las nuevas tendencias.

¿Tradición y modernidad están reñidas?

Si entendemos por tradición calados de barricas llenos de telas de araña y húmedos, frente a la modernidad de calados bien ventilados y limpios entonces sí que están reñidos. Si entendemos tradición como el compromiso que mantenemos por la cultura del vino y amor por el trabajo de convertir las uvas en vinos, entonces no hay diferencias entre tradición y modernidad, ya que para nosotros este es un sentimiento compartido.

¿Se hereda la pasión por el vino?

No tengo una respuesta contundente. En mi casa somos, incluido yo, cuatro hermanos, de los cuales dos nos dedicamos al mundo del vino y los otros dos hermanos se dedican a actividades ajenas. Tal vez, mi hermana y yo nos quedamos con los genes vinícolas, frente a mis otros dos hermanos que no lo poseen. Mi memoria está llena, desde mi infancia de recuerdos relacionados con los viñedos, la vendimia, la bodega… Esta profesión requiere compromiso y esfuerzo, pero en mi caso todo el trabajo duro está justificado ya que la recompensa de elaborar un gran vino, merece la pena.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio”

Comentarios disponibles para usuarios registrados