Viña Pomal reivindica el potencial de lo clásico en sus vinos

 Publicado el Por SeVi

 (photo: )

Coincidiendo con la llegada de la Navidad, Viña Pomal presenta su nueva campaña “Llámame Clásico”, un impactante juego verbal y visual, protagonizado por el joven británico Ricki Hall, uno de los modelos hípster más influyentes a nivel mundial. Con este guiño díscolo la marca reivindica su papel de gran vino de calidad, de trayectoria centenaria e implacable en la región riojana.

La campaña surge en base a los valores propios de Viña Pomal, una marca clásica, elegante y tradicional, que encaja a la perfección con la tendencia del consumidor actual que busca recuperar los orígenes y las costumbres clásicas, en un contexto de tradiciones renovadas. Recuperar lo auténtico, lo clásico, son tendencias que no sólo van en auge, sino que en muchos casos se consideran modernas y actuales, o incluso trascienden a aspiracionales.

La marca riojana, que está conquistando los corazones de los grandes restauradores del País Vasco y de Madrid, prepara además para este inicio de año 2015 otras acciones vinculadas a la campaña, enmarcadas en un proyecto de comunicación.

Viña Pomal es un vino elegante e intenso, suave, redondo y equilibrado, que denota su procedencia de Rioja Alta y le otorga la frescura en boca tan característica. Un vino que, año tras año, ha ido cosechando premios y reconocimientos y que se ha sabido adaptar a los gustos y costumbres de un amplio abanico de consumidores.

“Vinos Singulares”, la colección prestige de Viña Pomal

Acompañando el estreno de esta campaña, Viña Pomal presenta la nueva edición de la colección de alto prestigio Vinos Singulares”. Tres vinos de edición limitada que no salen al mercado anualmente, solo en años específicos y solo de aquellas variedades que el enólogo, Diego Pinilla, considera poseen la calidad óptima para sorprender en el mercado.

“Los Vinos Singulares de Viña Pomal son vinos que nos permiten aprender, experimentar, conocer mejor la región, y en el fondo, ofrecer vinos únicos y singulares. La edición limitada incluye este año un Viña Pomal Tempranillo Blanco, que procede de viñedo en altura que combinan suelos franco-limosos y pedregosos. Este vino blanco de guarda, ofrece unos aromas elegantes y frescos con recuerdos a flores blancas y cítricos. Es estructurado, vibrante y mineral”, comenta Diego.

Viña Pomal Vinos Singulares son fruto de microvinificaciones de parcelas únicas, originados tras probar nuevas variedades, nuevas microzonas y tras la experimentación de la que se benefician el resto de gamas de la bodega. Son vinos de poca intervención, donde se respeta al máximo la personalidad de cada uva y de cada origen; son vinos para aprender.

En el año 2012 Viña Pomal lanzó los primeros vinos de esta colección que lograron grandes premios y reconocimientos. Para este año 2014, además del Tempranillo Blanco, la colección estará formada por un Garnacha y un Graciano.

Viña Pomal Garnacha, de color picota con reflejos violáceos, posee gran volumen y frescura en boca. Criado durante 10 meses en barricas de roble americano de un año, es un vino con una gran concentración frutal, estructurado y armonioso, resultado de una añada 2010, calificada de excelente por la D.O.Ca. Rioja.

Viña Pomal Graciano, fruto también de la excepcional añada 2010, de color rojo intenso y muy brillante, es un vino que en boca muestra la acidez característica de la variedad con la que está elaborado. Envolvente, elegante y potente, la una procede de un viñedo de 35 años en vaso y se ha criado en roble francés durante 20 meses.

La marca Viña Pomal es el estandarte de Bodegas Bilbaínas y la marca clásica de Rioja desde 1908.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Viña Pomal reivindica el potencial de lo clásico en sus vinos”

Comentarios disponibles para usuarios registrados