Sélections Mondiales des Vins Canadá 2014

 Publicado el Por John Umberto Salvi

Se trata de un concurso maduro, en todo su significado. Viene de lejos. Fue creado, organizado y dirigido por la Société des Alcools du Quebec durante muchos años, desde 1983. Entonces, por motivos políticos, decidieron no seguir con él, pero el intrépido Ghislain K. Laflamme, embajador del vino en Quebec y presidente del concurso, que había trabajado durante muchos años para ellos, con valentía decidió tomar las riendas y dirigirlo de forma privada. Bajo su tutela, y con la ayuda de varios seguidores, el concurso ha prosperado, ha crecido y se ha convertido en cita ineludible en el calendario anual del vino.

Yo tuve la fortuna y el honor de que me pidieran participar de nuevo en 2014. Nos alojamos en el Hotel Delta, en el centro de Quebec. La cata, en el hotel, se desarrolló durante cuatro días, mejor dicho durante cuatro mañanas tempraneras y luminosas.

Ghislain tiene como colaboradores y apoyos a Denys Paul-Hus, vicepresidente de operaciones, propietario y editor de la revista ‘Prestige’, presidente del Festival de Gastronomía de Quebec y presidente del concurso nacional de vinos La Coupe des Nations desde 2000. También es presidente de la asociación de restauradores de Quebec y de la gala anual de los restaurantes de Quebec; junto con su hijo Pierre Paul-Hus, vicepresidente tecnológico y vicepresidente de Quebec Gastronomy y copropietario y director general de la revista ‘Prestige’. Fue coronel en el ejército canadiense y oficial jefe del regimiento de la Chaudière. Por último, pero de vital importancia, está Carole Cliche, vicepresidente de administración y colaboradora de las Sélections Mondiales durante 25 años.

El concurso cuenta con el patrocinio de la OIV y de Vinofed.

En 2014 se remitieron 1.738 muestras para ser catadas, procedentes de 33 países y hubo 75 jueces de 26 países para catarlas. 286 muestras procedían de Francia, 277 de Italia, hubo 195 españolas y 152 de Canadá. El 60% tintos, el 36% blancos y el 4% rosados. Para más del 25% de los jueces fue su primera vez en este concurso. Algunos de nosotros éramos veteranos, como Louis Havaux de Bélgica o yo mismo, con más de 14 ediciones en nuestro haber. Se aplicaron las normas de la OIV y se empleó la ficha de cata de la OIV/UIO. La presidenta de la OIV, Claudia Quini estuvo en persona, un gesto que honró al concurso y al Ghislain. También su director general, Jean-Marie Aurand.

Se necesitaban 82 puntos para obtener una medalla de plata, 85 para el oro y 92 para el gran oro. Llegados a este punto, me permito una pequeña crítica, no solo a este concurso sino que se da en muchas otras competiciones. Algunos jueces consideraron que 82 puntos eran demasiado pocos para una medalla de plata, ya que es una puntuación que se suele dar a un vino modesto. Esto significa que muchos vinos obtienen la medalla de plata, pero con las normas de la OIV que estipulan que solo el 30% de las muestras pueden tener medalla, los organizadores a menudo deben eliminar las inferiores. Por tanto, considero que sería una buena idea elevar el listón un poco, pues una medalla de plata ya es un buen espaldarazo para el vino.

Como siempre, las condiciones de cata fueron impecables. Una buena iluminación, una sala espaciosa y fresca, mesas con mantelería blanca, escupideras negras, dos buenas copas, galletas saladas, agua mineral y servilletas. El servicio fue ágil y eficiente, dirigido por Philippe Lapeyrie. Durante los cuatro días, más de 10.000 copas se llenaron, se cataron, se vaciaron y se limpiaron.

De forma paralela a las catas de vino, durante los últimos seis años se ha realizado la cata de bebidas espirituosas, con un panel de expertos. No satisfecho con ello, Ghislain ha ido más allá y ha creado las Sélections Mondiales des Etiquettes, en el que un jurado evaluó el contenido artístico de 60 etiquetas.

Ghislain no cree en las cosas a medias. La cata Coupe des Nations se desarrolló por seguido año junto a las Sélections Mondiales. Este concurso es solo para vinos y licores de terroir, pero es muy divertido catar en él porque incluye vinos secos, dulces, tintos, blancos, sidras y licores. Participé en él el primer día. Fue diversa y divertida y me proporcionó una considerable panorámica de lo que está pasando en el mundo del vino de Quebec.

Una muy buena idea que Ghislain ha instaurado en los últimos años, y que podría ser adoptada por otros concursos, es una especie de presentación cada mañana antes de las catas a cargo de un experto hablando sobre su especialidad. Son intervenciones muy instructivas. Este año contamos con Jean-Pierre Peynaud, que habló sobre su padre Emile Peynaud, conocido como el padre de la enología moderna y que me enseñó de 1957 a 1959. La siguiente mañana contamos con Maria Tzizi, de Grecia, que presentó los vinos de su país y, por último tuvimos Sergio Correa Udurraga, enólogo de Chile, que nos ilustró respecto al pisco chileno en comparación con el pisco peruano.

Como siempre, Ghislain nos ofreció un programa social instructivo e interesante. Cenamos en el hotel al llegar el primer día. Una tarde libre el segundo día para recuperarse de cualquier jet lag. El tercer día una visita al Parlamento de Quebec y a la ciudadela, seguido de un aperitivo en el prestigioso Cercle de la Garnison, de la que Pierre Paul-Hus es miembro y luego una cena en el Pub d’Orsay.

El cuarto día consistió en un tour vespertino, pasando por el acuario de Quebec y las magníficas vistas desde la Terrace de Lévis. La cena se llevó a cabo en el innovador Cache à Maxime, en Beauce. El último evento fue la gran cena de gala, en el espléndido Hotel Château Frontenac, durante la que se desvelaron los ganadores de medalla y de premios especiales y el cónsul general de Suiza pronunció un discurso loando las virtudes de los vinos suizos.

Seguramente ya lo he dicho, pero no me importa repetirlo. Ghislain es ciertamente un destacado embajador de Quebec y su sector vitivinícola. Nos proporciona año, tras año, un concurso ejemplar, apoyado por actividades innovadoras e instructivas. Por mi parte, odiaría perderme este concurso mientras siga celebrándose y mientras yo pueda seguir catando.

Traducción: Vicent Escamilla

En este artículo ya analizamos el palmarés español en este certamen.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Sélections Mondiales des Vins Canadá 2014”

Comentarios disponibles para usuarios registrados