El Bages recupera el territorio de viñedo anterior a la filoxera

 Publicado el Por Jesús Ávila

A iniciativa del C.R.D.O. Pla de Bages y al entusiasmo de personas como su presidente, Valentí Roqueta, ha nacido “Paisajes 1883”, un proyecto de investigación cuya filosofía es la recuperación de las variedades vinícolas autóctonas de la zona, y, con ello, los demás elementos que, por tradición, han estado vinculados con la cultura de la vid, como son las barracas de viña.
Como hemos podido comprobar personalmente, “Paisajes 1883” es ya una realidad, en cuyo funcionamiento está implicado todo un equipo concienciado en la recuperación de las variedades autóctonas. Se trata de un trabajo a pie de cepa, codo a codo con los agricultores de la zona, que ha permitido la plantación de variedades olvidadas desde hacía tiempo en nuestros campos. Un trabajo que ha posibilitado la recuperación del “paisaje que era habitual a los ojos de nuestros antepasados a finales del siglo XIX, cuando había más superficie de viñedo plantada”, nos comenta Joan Francesc Baltiérrez, secretario del C.R.D.O.
Se trata, por lo tanto, de la recuperación de una materia prima olvidada, que se convierte en fuente de investigación del departamento técnico, en el que se tienen en cuenta diferentes trabajos en la viña, un preciso estudio de los suelos, pruebas de vinificación y elaboración, interesantes proyectos de microvinificación que han permitido evolucionar y abrir un mundo de nuevas posibilidades, capaces de sorprender, según palabras de Valentí Roqueta, por su enorme potencia.
Al tratarse de viñas en proceso de recuperación y en fase experimental, no son muy grandes las superficies de cultivo. La Mandó, que antes de la filoxera se cultivaba en diferentes zonas de Cataluña, sur de Francia, Valencia y Mallorca, es una variedad que aparece citada en 1929; se caracteriza por su racimo negro, de granos pequeños y separados; destaca por su acidez y moderada graduación, que tiene exquisita elegancia y fineza en el paladar, presentando una estructura consistente y permite un buen envejecimiento. De la Mandó sólo hay dos hectáreas de terreno de viñedo, siendo las bodegas Abadal y Can Serra dels Exibis, las que elaboran vinos de esta variedad.
En cuanto a la Sumoll, también es muy antigua, que fue muy castigada por la filoxera, desapareciendo prácticamente del suelo del Bages. Por ello, es otra variedad que, en fase experimental, está recuperándose en esta comarca. Actualmente hay 40 hectáreas de viñedo dedicado a la Sumoll; muchas de sus cepas tienen cerca de un siglo.
Y la tercera variedad de interés para su recuperación es la Picapoll Negra. En estos momentos hay dos viticultores del Bages que la están recuperando en plan experimental, con una hectárea de viñedo cada uno; se trata de las bodegas Oller del Mas y Mas de Sant Iscle.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “El Bages recupera el territorio de viñedo anterior a la filoxera”

Comentarios disponibles para usuarios registrados