En busca del genoma de la Tannat

 Publicado el Por SeVi

Secuenciar el genoma de la Tannat uruguaya y posteriormente descifrar su ARN, para identificar los genes relacionados con los antioxidantes, antocianos, terpenoides y norisoprenoides (sustancias vinculadas a los aromas de frutos rojos y ciruela típicos del vino de Tannat), fue el objetivo que se trazaron en 2011 un grupo de científicos en Uruguay. Para lograrlo, la Sección de Enología de Facultad de Química, el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable y el Inia, en 2012, convocaron a los profesores de genética Massimo Delledonne y Mario Pezzotti del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Verona en Italia. Las conclusiones iniciales de este proyecto se presentaron recientemente en Montevideo.
La Tannat será la tercera uva en secuenciarse en el mundo, después de la Pinot Noir y la Corvina, en cuyas investigaciones también estuvo involucrado Delledonne. Para el científico la combinación entre ambiente e información genética es crucial a la hora de estudiar una vid, pues es en su relación con el entorno en que la uva encuentra su tipicidad. Por esta razón, para desentrañar el genoma de la Tannat se extrajo el ADN de una planta de 1965, clonada a partir de un ejemplar francés importado por Pascual Harriague (responsable del ingreso de la cepa al país a partir de 1870. “El clima uruguayo produjo una variación genética que hizo que esta planta sea única y produzca uvas diferentes de las francesas”, dijo Delledonne.
Sobre el proyecto, el doctor en química y profesor de la Sección de Enología de la Facultad de Química, Francisco Carrau acotó que el interés actual está en entender cómo la uva metaboliza los antioxidantes. La Tannat es la cepa más rica en estos compuestos, dijo Carrau, y “descubrimos que hay muchos genes nuevos involucrados”.
La investigación está apenas comenzando, según señalaron los científicos involucrados, ahora restará encontrar el apoyo económico que permite secuenciar el ARN. “Queremos ver a los genes moverse”, afirmó Delledonne, y saber “cuáles se expresan en la uva”. Hacer vino sigue siendo un arte, pero necesita un fuerte soporte científico. “Por ejemplo, entre los humanos y el chimpancé nos separa 1%. Entre Tannat y Pinot Noir hemos encontrado más de 2.700.000 diferencias”, apuntó.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “En busca del genoma de la Tannat”

Comentarios disponibles para usuarios registrados